¿Son Inteligentes las Bolas de la Lotería?

las bolas loteriaSi bien todas las loterías genuinas se tratan simplemente de un juego de números al azar, hay un gran grupo de personas que parecería pensar que las bolas de la lotería son de alguna manera inteligentes y pueden elegir si permiten o no ser escogidas. Aún cuando nadie tenga esa convicción, las bolas de lotería nacional ciertamente actúan a veces de esa manera.

Basta con considerar la descripción común de ciertos números a los que se los califica como "calientes" o "fríos". Se conoce como números calientes a todos aquellos que han aparecido más a menudo, y los números fríos son los que han aparecido menos. Algunos jugadores de la lotería se centran en los números calientes simplemente porque asumen que los resultados de sorteos anteriores son de alguna manera indicios del futuro. Desafortunadamente, no lo son, y los números "calientes" o "fríos" no son nada más que una ilusión.

Si tomaras una moneda común y la arrojaras al aire, las probabilidades de que caiga de cara o cruz son 1 en 2, es decir, el 50%. ¿Si arrojas la moneda nueve veces y las moneda cayó de cara nueve veces, cuáles son las probabilidades de que caiga de cara la décima vez? La respuesta sigue siendo la misma: 50% de probabilidades.

En una situación de ejemplo como la de arrojar una moneda al aire que tiene solo dos resultados posibles, la respuesta es siempre el 50%. Podemos pensar a veces que los últimos resultados de “cara” pueden alterar estas probabilidades en cierta manera, pero esto no es así.

El mismo principio se aplica a la lotería. Si una bola resulta elegida más a menudo que las demás, no significa automáticamente que es de alguna manera "más afortunada" que las otras. Es solamente una casualidad, y las probabilidades de que sea escogida la semana siguiente, son exactamente iguales que las probabilidades de cualquier otro número elegido. Después de todo esto, debe quedar claro que cualquier tiempo invertido en “rastrear” los números calientes y fríos es realmente un tiempo perdido, porque el pasado no tiene absolutamente ningún efecto matemático en la probabilidad acerca de los números que son sorteados en el futuro. Los números no son calientes ni fríos... ¡y simplemente no son inteligentes!

Últimos artículos Archivo de artículos