La historia de la Lotería en España

Creada el 30 de septiembre de 1763, la Lotería Nacional celebró su primer sorteo el día 10 de diciembre de ese mismo año. Por aquel entonces era una lotería de números, actualmente conocida como La Primitiva.

El 9 de marzo de 1771 los niños del Colegio de San Ildefonso - institución dedicada a la infancia cuya actividad se desarrolla tanto dentro de la institución (educación y trámites de adopción de huérfanos) como externamente (celebran liturgias, fiestas públicas, lotería, etc.)- fueron por primera vez las manos inocentes del sorteo de la lotería nacional inaugurando una tradición que ya lleva más de dos siglos.

En 1811 se presentó un nuevo proyecto de lotería ante las cortes de Cádiz, con el fin de aportar fondos a la Hacienda Pública, afectada por las guerras de la Independencia. Este proyecto estuvo basado en la lotería establecida en 1771 por Carlos III en Nueva España, actualmente Méjico. He aquí un extracto del preámbulo de la Instrucción de la Lotería Nacional de España que ha de establecerse en Cádiz, texto publicado el día 25 de diciembre de 1811, y previamente aprobado en sesión el 23 de noviembre del mismo año:

"Las Cortes Generales y Extraordinarias de la Nación, enteradas del proyecto de Lotería que debe denominarse Nacional y que ha de ser igual a la que hace muchos años se halla establecida en Nueva España; se sirvieron autorizar al Consejo de Regencia de España e Indias para que lo llevase a efecto (...). En consecuencia, S. A., considerando que este puede ser un medio de aumentar los ingresos del erario público sin quebranto de los contribuyentes, y atendiendo a que los fondos que se versen en este juego, sean manejados con fidelidad, sin agravio ni perjuicio del público interesado; para que estos fines se consigan, ha tenido por conveniente autorizar con su suprema aprobación a los señores D. Antonio Romanillos, Ministro decano del Consejo Supremo de Hacienda, y D. Ciriaco González Carvajal, del Consejo y Cámara de Indias, para jueces conservadores del establecimiento".

Esta nueva propuesta tuvo como propósito primordial "aumentar los ingresos del Tesoro Público" sin tener que aumentar los impuestos, y fue denominada por el pueblo Lotería Moderna para diferenciarla así de su antecesora, La Primitiva. Cabe destacar que el propósito primordial de las loterías a nivel mundial es utilizar los beneficios derivados de la actividad que les compete para reinvertirlos en fines sociales.

El primer sorteo de la Lotería Moderna se celebró el 4 de marzo de 1812. Si bien La Lotería Nacional estuvo circunscrita primero a Cádiz y a San Fernando, a medida que los ejércitos napoleónicos avanzaban se trasladó a Ceuta para luego establecerse en la ciudad de Madrid y convertirla en su sede permanente. Hoy en día tanto La Primitiva como La Moderna continúan vigentes, siendo la segunda la preferida del público.

euromillones